sábado, 15 de agosto de 2015

EL ÉXITO SE PRESENTA




Cada individuo u organización  inventará 
las mejores recetas para pensar e implementar  soluciones ingeniosas 
a situaciones complejas.

Dibujar  es rendirse y dejar que las manos hagan sin razón sobre un papel o un lienzo organizando tramas, líneas y  curvas. 

Pintar es mezclar los colores en una combinación  perfecta, es  no apurar la pincelada y dejar que la luz, la forma y el color se habilite suave y con ritmo como un acorde de una melodía; dejando que los colores se presenten pidiendo permiso y –a través del trabajo como en un trance cargado de humildad – el resultado  aparezca y se habilite.  


De la misma manera y aplicado al trabajo,  la creatividad es  romper paradigmas mentales  y ver los desafíos desde la “no razón”, para luego adaptarlos a un contexto posible que arroje resultados concretos , auditables y medibles.

El comienzo del juego es justamente volcar -sin analizar- tantas ideas y /o pistas como surjan. Ya llegará, a su debido tiempo  el momento de lo racional, de bajarla a tierra y de desafiarla.

Los procesos creativos se habilitan cuando uno permite que   los  bloqueos propios se destraben y la única manera de salir de esas complejidades es enfrentándolas y atravesándolas, no negándolas.  Y atravesarlas exitosamente requerirá acudir a las únicas técnicas que sirven a cada individuo para solucionar los problemas: las propias. 


Así, cuando la preparación técnica  sostenida e inteligente  se encuentra con la oportunidad, se presenta  el éxito.