jueves, 13 de julio de 2017

HAY UNA DIFERENCIA MUY GRANDE ENTRE QUIEN SOY Y LA HISTORIA DE MI VIDA.


Comparto con Uds una captura en una sesión de esta semana:

“Ahora entiendo que le doy la autoridad  respecto de mi vida y de mi historia a los demás para no responsabilizarme.  Y encima se la doy a las personas equivocadas!  Darles ese poder me limita y me pone constantemente en posición de examen. Ya entiendo y no quiero más eso.

Para ser dueño de mi propia autoridad me hace  sentido  valorar los hechos – las cosas que construyen mi historia -  y empezar  de una vez por todas a  sostener esta herramienta que tengo:quien soy. 

Voy a comenzar de dejar de buscar afuera lo que ahora entiendo está dentro mío.  Es
más,  empoderar a los demás me “carga de bardos” que no quiero, eso se lo dejo a quien ya no soy.”