viernes, 14 de julio de 2017

ESTRESORES y LADRONES DE TIEMPO


Cuando permitimos que los estresores  que nos roban el tiempo nos golpeen, entonces
tenemos menos capacidad de tomar decisiones, más distracción, baja tolerancia a la frustración y mal humor, entre otras. Si fortalecemos la resiliencia momentánea, vamos construyendo la resiliencia global.

#  “Reunionitis” : eternas, desenfocadas  e improductivas reuniones , sin orden ni resultados.
# “Radiopasillo”: los chismes de las oficinas, que llegan literalmente a dar la vuelta al mundo.
#  Síndrome de la bandeja de correos vacía: “Necesito responder los correos en cuánto llegan”. Revisalos, ordenalos por graves, importantes e innecesarios,luego delegá , y de los que tengas que ocuparte vos, definí y respetá un horario para trabajarlos. Puede ser a primera hora si va a servir para ubicar a ese estresor.
# Agendar de acuerdo a tus horarios: Fijate si rendís más a la mañana y te conviene atacar lo importante en ese horario.  Definí días para determinadas actividades como reuniones. 

Empezá a organizarte. El fin es no hacer todo, todos los días.
# Distracciones: Más respeto por el tiempo propio: aprender a decir que NO. Educadamente podés decir: Entiendo lo que me decís, en cuánto termine en lo que estoy trabajando -calculá una hora- me contacto con vos ( y lo anoto).Delegar responsablemente ciertas tareas en tus reportes y supervisá lo hecho.
# Río Arriba: anticiparte.

Vas a saber que tomaste la buena decisión cuando sientas que tu cuerpo, tu mente y tu vida liberan stress. No es rocket science, pero parece que tenemos un problema de atención que podemos corregir conforme nos responsabilicemos de las consecuencias de no estar enfocados.

Víctima o responsable: your choice.